La compasión 22 de Enero

La compasión es un sentimiento que permite fluir el amor a través de todo el ser. Es la alegría, es la pena, es la rabia, la voluntad, la frustración o la tristeza que se han transmutado y se han convertido en amor. Amor hacia el prójimo, hacia uno mismo y hacia el todo. La compasión es una energía que nace de la comprensión, es transformada y así ofrece al mundo aquello que hemos integrado y transmutado. La compasión es un sentimiento que nace del corazón, se transforma en amor y de forma inminente se expresa ayudando a los demás, es una energía expansiva que nos permite ofrecer al mundo amor y sanar viejas heridas que han sido comprendidas desde el amor.

Llevando la compasión a tu día a día

Para este ciclo lunar desde red de valores te invitamos a que de forma diaria hagas un ejercicio para trabajar la compasión.
-Cada día cuando te levantes puedes hacerte el propósito de ser compasivo con alguna situación, con alguien o contigo mismo. Si uno se dispone a hacer algo desde el amor el universo le impulsa para que así lo pueda hacer, de esta forma busca una situación y se compasivo. Pero ¿qué significa ser compasivo? La compasión es un sentimiento que nos impulsa a realizar una acción, de esa forma realiza aquello que sientes desde el amor.

Ejemplo:
-Una persona mayor que va a cruzar una calle.
-Alguien que va muy cargado con las compras.
-Un niño que necesita ayuda porque está enfadado y no comprende una situación, le puedes ayudar a entender.
-Un adulto que ha tenido un mal día y simplemente necesita que le escuchen.
-Ayudar en casa con algo que normalmente no harías, siendo compasivo con tus seres queridos y ofreciéndoles una ayuda desde el amor.
-Ayudar a un compañero de trabajo a que simplemente tenga un día más agradable.
-Contribuir con la naturaleza quitando alguna basura que veas.
-Ayudar al medio ambiente reciclando algo más de lo que haces habitualmente.
-Dar un paseo con una persona mayor de tu familia.
-Dedicar un tiempo de calidad a una persona que aprecie tu tiempo.

La compasión nace del amor, no es pena ni lastima, pero comprende la importancia de ofrecer amor a los demás. Es el valor que nos impulsa a hacer, y es en las cosas pequeñas en donde se realizan las grandes hazañas.

Meditación de la compasión

Colócate en una postura cómoda con la espalda recta, cierra los ojos y toma tres respiraciones profundas. Centra tu atención en el centro de tu pecho y visualiza allí una luz, permite que se expanda por todo tu ser y tomate unos instantes para disfrutarlo. Esperar 30 segundos.
Ahora entiende que la compasión nace del amor y es una energía impulsora que te invita a ayudar, pero siempre se da cuando has comprendido una situación lo suficiente y dejas que fluya el amor en ti. Recuerda cuando has sentido amor por los demás y has querido ayudarles no ha sido por pena, si había compasión verdadera entonces había amor. Aunque parezca una contradicción la pena no permite vibrar en el amor, es por eso que la compasión nos ayuda a entender desde una energía más elevada. Si sientes pena por algo o alguien intenta trascenderla desde el amor y se compasivo, habrás adquirido la energía necesaria para comenzar a ayudar. Fin

Meditación consciente para la naturaleza

Si vas caminando por la naturaleza tomate unos instantes para ser consciente de todo tu entorno, los sonidos, los paisajes, tu respiración, tu cuerpo, tu entorno en general.
Una vez eres consciente observa la belleza que de forma constante nos regala la naturaleza e intenta vibrar en la alegría y el gozo de tanta belleza. Deja que ese sentimiento fluya dentro de ti y conecta con el amor hacia ella.
Se compasivo por todo lo que te rodea y vibra en la alegría, con esta energía puedes encontrar algún modo de hacer algo por la naturaleza. La compasión es el valor que despierta la acción.




Foto realizada por Oscar Gomez