Red de Valores “La Serenidad para 23 de Octubre”

La serenidad es el valor que nos ayuda a mantener la calma, nos proporciona un estado de paz y armonía con nuestro entorno. Es desde la serenidad donde nace la alegría interior, el conocimiento del alma y la sabiduría del ser, la serenidad es la energía que transforma la tempestad en calma, es el enfoque a seguir y en realidad es un gran punto de luz que guía el camino de los que quieren vivir una vida plena desde la tranquilidad y la paz. Al igual que el resto de valores la serenidad hay que sembrarla para después poder cosechar sus frutos y de esta forma beber del néctar de la tranquilidad del alma.

La confianza en uno mismo, la voluntad de hacer las cosas a pesar de las perezas, la honestidad de actuar desde la verdad del corazón, el cariño que procesamos a nuestros seres queridos, la tolerancia de manejar determinadas situaciones nos ayudan junto a otros  valores a fomentar la serenidad.

Lleva la serenidad a tu día a día durante este ciclo lunar.
Para poder trabajar la serenidad primero debemos comprender que esta nace desde la tranquilidad del alma, para ello en muy importante que observemos en nuestro interior y analicemos si realmente nos sentimos en equilibrio con todas nuestras necesidades. Equilibrar nuestras necesidades nos ayudará a navegar hacia delante por la calma del río de la vida. Para este ciclo lunar desde Red de valores te animamos a que seas consciente de tu equilibrio interior y hagas todo lo posible por estar en equilibrio, y para fomentar la serenidad puedes adoptar la voluntad de alcanzarla a través de un comportamiento equilibrado y pacífico.

•             Se consciente de tus necesidades físicas, emocionales y mentales para poder mantener la serenidad.

•             Obsérvate durante todo este mes y no te dejes llevar por la ira o el enfado en situaciones límite, respira profundamente y expulsa el aire liberándote de esas emociones. De esta forma mantendrás la serenidad.

•             Diariamente al finalizar el día para que toda la energía acumulada a lo largo del día se calme, siéntate cinco minutos a meditar cerrando los ojos y manteniendo una postura erguida, relaja todo tu cuerpo siguiendo el recorrido de la columna vertebral desde la zona más baja hasta arriba. Durante esos cinco minutos mantén tu atención puesta en la zona de la frente con la intención de serenarte y simplemente espera, observa y disfruta de este estado de serenidad interior.

Meditación de la serenidad

Para esta meditación nos colocamos sentados con la espalda recta y las piernas de la forma que sintamos más cómodas. Observamos nuestro cuerpo y lo vamos relajando muscularmente desde la parte más baja a la parte más alta de la cabeza. Mantenemos nuestra atención puesta en el centro de la frente y desde ese punto adoptamos la intención de que la mente se calme y que nuestro cuerpo y nuestra energía se preparen para realizar la meditación de la serenidad. Esperamos 10 segundos.

Ahora visualizamos una hermosa esfera de un blanco puro, esta esfera rodea todo nuestro cuerpo y nos ayuda a conectar con la belleza de nuestra alma. Es en esta belleza donde reside la serenidad del corazón, simplemente déjate fluir y siente cómo tu verdadera naturaleza es la serenidad, la calma y la paz interior. Permite que estas emociones se expandan hacia fuera y que la esfera crezca, conforme esto sucede da rienda suelta a tu mente para que pueda serenarse y te lleve a un lugar hermoso en donde sea más fácil conectar con la serenidad del entorno. Esperar 15 segundos.

Ahora visualiza durante unos instantes cómo sería tu vida manteniendo un estado de serenidad constante, la facilidad con las que las cosas fluirían. Permite conectar con la paz y la alegría de atraer la serenidad a tu vida y visualiza que esta hermosa esfera blanca crece con esa alegría y se expande hacia todos los rincones del planeta abarcando a todos sus seres con la energía de la serenidad. Espera 10 segundos.

La serenidad es un valor del alma que se puede conseguir alineándonos con ella, para ello debemos ser conscientes y poner nuestra voluntad para que nuestros actos nos lleven a la serenidad del corazón, y podamos mantener de esta forma un estado de equilibrio que ayude a que esta serenidad se vuelva la naturaleza de nuestras vidas. Fin


Meditación dinámica para la naturaleza

Mientras vas caminando por un entorno natural tomate unos instantes para observar la serenidad del lugar, intenta percibir la calma del lugar en el que te encuentras y busca de donde nace esa calma, quizás de que la propia naturaleza se respeta mutuamente, posiblemente nace de la armonía del sonido natural que emite el silencio de los árboles, de las hierbas, de las flores, es posible que esa serenidad nazca del pequeño murmullo de los gorriones, del susurro del viento navegando entre los troncos y las hojas de los sólidos árboles. Recorre con tus sentidos el bosque más allá del lugar en el que tus pies están conectando con la tierra y de esta manera fluye libremente navegando como el viento que recorre la tierra de un lugar a otro en total serenidad con su propia naturaleza. Permite que tu alma fluya de manera natural acercándose a la felicidad que le proporciona la serenidad del alma y que sólo puede conseguir si mantiene un estado de equilibrio constante. Disfruta de un paseo agradable percibiendo desde estos sentidos y conectando con tu alma para que ésta pueda recordar que tu propia naturaleza es serenidad.