La Lealtad para el 28 de Febrero 2016

La lealtad es un valor que impulsa a llevar a cabo los sentimientos que nacen desde nuestro interior. Para que la lealtad nazca del corazón debemos aprender a ser leales con nuestros sentimientos en primer lugar para no dañar ni perjudicar a los demás.

¿Cómo llevar la lealtad a tu día a día?
Lo más importante para ser leal contigo mismo es identificar lo que sientes en tu corazón, sentir la verdad que surge desde dentro y actuar en consecuencia a tu verdad. Para poder interpretarlo podemos tomarnos unos pocos minutos al día con la intención de sentir lo que nace de nuestro interior y después ver si en nuestro día las acciones que hemos llevado a cabo están en sincronía con nuestro sentir.

La lealtad con los demás
Para poder actuar desde la lealtad hacia otras personas la primera pauta es ser sinceros con nosotros mismos y después llevar esa sinceridad a los demás. Si una persona tiene una pareja y no siente que estar con ella le llena y le surge desde el amor, entonces no está siendo leal a sus sentimientos ni a los de su pareja. Si uno no es leal a sus sentimientos tampoco lo podrá ser a los de su pareja.

¿Cómo enseñar la lealtad a los niños?
Los niños deben comprender con ejemplos porque se pierden fácilmente en las palabras. Lo mejor es mostrar un ejemplo de lo que es la lealtad.

Ejemplo:
Un niño que es amigo tuyo te cuenta algo que para él es muy importante, pero lo comparte solo contigo porque te quiere mucho y necesita hablarlo, pero te dice que le da vergüenza que los demás lo sepan porque es algo intimo suyo: Lo que te cuenta es que todavía se hace pis por las noches.
Tú se lo cuentas a los demás para reír, no has sido leal a los sentimientos de tu amigo ni a la confianza que el niño ha puesto en ti. Eso es la lealtad

La Lealtad equilibrada
A veces sentimos que lo que hacemos en nuestra vida no se corresponde con nuestros sentimientos, por ejemplo una persona que tiene un trabajo pero siente que el trabajo de su vida es el arte, pero por convicción de sus padres no se dedicó a lo que sentía. Si quiere ser leal a sus sentimientos pero quiere hacerlo de forma equilibrada el cambio deberá producirse de forma armónica y progresiva, no es equilibrado dejarlo todo hoy para mañana no tener ni una cosa ni la otra. A veces los cambios son duros y cuestan un esfuerzo, pero si de verdad nacen del corazón esos cambios valdrán la pena. El equilibrio para un cambio radical debe ser la guía a seguir para que dicho cambio se dé de la manera más beneficiosa.


Meditación para la lealtad día 28 de Febrero


Para poder unirnos desde la intención a la red de valores, al empezar el día podemos hacer una breve meditación para conectar con la energía de la lealtad.
Cerramos los ojos y nos ponemos con la intención de conectarnos energéticamente a todas las personas que se unen a la red de valores y a las meditaciones de luna llena. Esperamos unos segundos y después ponemos todo nuestro empeño y determinación en empezar a ser leales a nuestro corazón para después poder ser leales a los demás.
Visualizamos una gran esfera de luz dorada que se sitúa frente a nosotros y nos ayuda a conectar con nuestro corazón. Esta esfera se acerca a nosotros y quedamos en el centro de la misma, nos conecta con el corazón y nos ayuda a sentir la voz que grita en nuestro interior por expresarse, por salir hacia fuera, por amar a los demás. La esfera nos muestra cómo podemos ser leales a nuestro corazón de forma equilibrada y sin perjudicar a nadie.
La esfera crece y visualizamos como se expande hacia todos los rincones del planeta, abarcando a todos sus seres y ayudándonos a nosotros a trabajar la energía de la lealtad.
Durante todo el día de hoy ser conscientes y estar presentes hacia la energía de la lealtad.

Meditación para la Naturaleza

Mientras caminamos por la naturaleza observando el paisaje, nos tomamos unos minutos para entrar en silencio interior, unos instantes para sentir la energía del lugar en el que estamos y conectarnos con su belleza, con su tranquilidad, con su pureza.
Ahora que hemos conectado con la esencia del lugar podemos pensar de qué forma en nuestro día a día somos leales a la naturaleza, de que forma la cuidamos, como la mimamos, si reciclamos, si cuidamos el medio ambiente, si intentamos no tirar ni generar basura innecesaria. De todo lo que ya hacemos intentamos ver como ayuda a la naturaleza y si algo nos falta entonces podemos poner la intención de conectarnos a la energía de la lealtad hacia el respeto y el cuidado de la naturaleza.

Esta meditación dinámica y consciente si la expresamos bien a los niños puede ser muy beneficiosa para su educación y para el futuro de todos.