Meditación de la colaboración

Nos sentamos en un círculo, entrelazamos las manos y cerramos los ojos. Observamos por un momento la respiración y tomamos tres respiraciones profundas, con cada espiración relajamos el abdomen expulsando lentamente el aire. Ahora dirigimos la atención al punto por encima de las cejas, en el centro de la frente. Adoptamos la actitud de detener el pensamiento, esperamos unos 7 segundos.

Ahora visualizamos un hilo de luz blanca que sale de nuestra frente, se dirige al centro del círculo y se junta con el de los demás participantes. Todos los hilos unidos, colaboran para crear una gran esfera de color blanca. Esta esfera es hermosa, transmite paz, seguridad y tranquilidad. Esperar unos 5 segundos.

Ha sido creada por la energía de la colaboración, y con esta energía crece cada vez más. La colaboración nos acerca a la unidad, nos ayuda a estar en armonía, permitiendo que todas las personas evolucionemos ayudándonos. Esperar 5 segundos. La colaboración ilumina a las personas acercándolas al amor y borra a su paso el egoísmo y la avaricia. Mediante la fuerza de la unidad y con la hermosa energía del amor, esta esfera empieza a crecer abarcando a todos los seres que se encuentra a su paso. Los baña con su luz y les brinda la posibilidad de caminar hacia el amor a través de la colaboración. La esfera crece hasta llegar al tamaño de la tierra y se queda permanentemente unida a la red de valores, ahora todas las personas que así lo deseen pueden trabajar con esta energía e integrar la colaboración.
Lentamente podéis ir abriendo los ojos.

Fin



1º juego de la colaboración

Cogemos la cuerda de la red de valores, le ponemos a la cuerda el nombre de la colaboración. Cuando los niños estén todos cogidos a la cuerda, podemos empezar un juego desde el principio del camino. Podemos traer un objeto de casa, una pelota pequeña de gomaespuma o algo parecido, pero no demasiado grande. Si no encontramos nada, podemos coger una pequeña piedra del camino. Les explicamos a los niños que vamos a colaborar entre todos ayudándonos a transportar la pelota o piedra y les enseñamos que aparte de ayudarse, la colaboración implica hablar entre ellos, pedirse cómo se sienten y si están bien para continuar. La colaboración les da fuerzas para conseguir crear la unidad, sin colaboración no podría crearse. 

Miramos el tiempo y cada niño puede llevar el objeto unos cinco minutos. Cuando lleve el objeto un niño del grupo, les vamos diciendo: imaginad que lo que lleváis es un cubo de agua para que todo el grupo pueda beber al finalizar el camino, y pensad que este cubo pesa mucho. Si todos queremos beber, debemos ayudarnos y crear la fuerza de la unidad. Les debemos mostrar que uno de ellos solo no lograría llevarlo o lo haría con mucho esfuerzo y acabaría muy cansado. Durante el camino, se pueden contar historias de lo que se puede conseguir si todos nos ayudamos y colaboramos para mejorar.  El camino da para mucho, que cada adulto de los que guían a los niños tire de la imaginación y se deje llevar disfrutando de compartir estos hermosos momentos con ellos.
Un juego no siempre implica competir y que uno gane. Un juego es para divertirse y pasarlo bien. Por este motivo en la red de valores intentamos buscar que los niños disfruten sin que tengan que competir para divertirse. Si queréis hacer más juegos intentad que no impliquen la competición.



2º Todos los adultos deben colaborar siempre que lo deseen.

Como es el día de la colaboración, los adultos que deseen participar ayudando a que los niños se diviertan pueden engancharse a la cuerda y jugar con los niños. Es importante que los papas estén con los niños, esta red es para que todos participen. Si los niños se lo pasan bien, pero los papas están por otro lado, al final no colaboramos todos. Hay que explicarles esto a los adultos, pero no hay que obligar a nadie, que participen los que lo sientan.


3º Compartir en el postre

Como en cada ocasión, es recomendable llevar algo para compartir. Los niños pueden ayudaros a repartir lo que habéis traído, así colaboráis papas y niños a la vez que aprenden lo que es compartir. Cuidado con llevar chocolate, que ya hace calor.


4º Durante el camino

Explicad a los niños lo que es la atención y enseñadles a dirigirla hacia diferentes puntos. Ayudadles a pensar cosas bonitas cuando estén cansados y dirigir su atención en que ellos pueden lograrlo y les estaréis ayudando muchísimo. Recomendación para los papas: escuchad la canción de “Pon atención” del disco Ananda Sananda de Víctor Estévez Polo y dejad fluir vuestra inspiración para explicar a los niños la importancia de dirigir la atención.


5º Si es posible realizar la excursión a sitios con sombras

Para realizar la excursión tened en cuenta que hace calor, si puede ser coger sitios con playas o con muchas sombras.


6º Realizar la meditación a las 15:00

Si cuadra el tiempo de la excursión, se puede hacer a las 15:00 para que todos los que la hagan la puedan hacer a la misma hora. Pero a veces yendo de excursión es difícil calcular el tiempo, si no es posible, realizarla cuando venga bien.


Importante que todos los niños se sepan los nombres

Es importante que los niños pierdan la vergüenza y se conozcan entre ellos, por eso se les debe pedir los nombres y se puede jugar a ver quién de ellos se acuerda del nombre del otro, esto se puede hacer hasta que todos se conozcan.